El líder de una entidad que fue nominada al Nobel de la Paz alaba la lucha de los manteros